MOMIAS EN HONDURAS: Una historia de arqueólogos, momias y democracia.


  
¿saben ustedes como es que hay verdaderas momias en el congreso nacional?  

Seguramente lo desconocen, es por eso que me he visto en la obligación de escribirlo. 
  
Corría la década de los 70´s, Honduras pasaba grandes tensiones políticas y militares, y entre tanto alboroto un señor campesino descubrió una osamenta y dio aviso a una de las radios locales las cuales difundieron la información rápidamente. esa fue una notcia que creó mucha insertidumbre en la poblacion ya que habian varias y estaban envueltas de forma extraña como si se tratara de algo sumamente cruel y espantoso.
Ramos Soto, la primera
Al llegar las respectivas "autoridades" al lugar de los hechos, vieron que las osamentas tenían muchas cosas fuera de lo común por lo que tomaron las recomendaciones dadas por un militar norteamericano y buscaron arqueólogos ya que él creía que ese era un descubrimiento arqueológico y que debía tener mucha importancia cultural.  

Es de esta manera como el gobierno de Honduras solicitó a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) la ayuda para este maravilloso descubrimiento.  
Llego el equipo de arqueólogos mexicanos y se pusieron a trabajar en la excavación buscando el que según ellos sería el descubrimiento más grande del siglo. Pero al poco tiempo paso lo que nunca nadie imaginaría. 
Oswaldo Ramos Soto, Celin Discua, Fito Irias Navas, Oscar Nagera, Antonio Callejas, José Alfredo Saavedra, Conchita Guevara
  
El terror se apoderó de todos. 
Sucedió que alguien sacó un billete de 50 Lempiras frente a las momias y estas comenzaron a moverse, se oyeron gritos desesperados de los que estaban en el lugar y se miraba gente salir corriendo desesperada, sin rumbo, lo único que querían era alejarse del lugar lo más pronto posible. Otros enmudecían al ver los esqueletos disecados comenzar a cobrar vida y los paralizaba el miedo.  
Desde ese momento se sabía de la existencia de momias en Honduras, información que el gobierno ha guardado como información clasificada bajo la excusa de "seguridad de Estado", desde entonces, de las momias no se volvió a saber nada hasta que se celebró la década de los 80´s cuando en Honduras comienza el proceso de transición a la democracia, época también conocida como la década perdida debido a la persecución y asesinatos por parte del Estado a dirigentes sociales en el contexto de la Guerra Fría.
  
Luego de celebrarse la Asamblea Nacional Constituyente los militares devolvieron el Estado a los civiles, pero conservaron el poder de las armas. al convocarse a las elecciones de elección popular aparecieron numerosos personajes los cuales buscaban lugar en las alcaldías y curules en el congreso, poco a poco se fueron viendo en el contexto electoral personajes raros que no parecían de nuestro tiempo, parecían sacados de la prehistoria.  
Y claro que tenían algo de prehistórico y hasta de jurásicos esos personajes, unos eran dinosaurios y otras momias 
Es así como llegan al congreso Oswaldo Ramos Soto, Celin Discua, Fito Irias Navas, Oscar Nagera, Antonio Callejas, José Alfredo Saavedra, Conchita Guevara los cuales con otros demonios como Juan Orlando Hernandez, Mauricio Oliva, Pepe Lobo etc.
Durante todo este tiempo se han aprovechado de las estructuras de estado buscando espacios en donde se alimentan como parasitos de la sangre del pueblo hondureño, para estas bestias infernales la sangre del pueblo es sumamente necesaria para seguir viviendo como a ellos les gusta, es de la sangre del pueblo de la cual se alimentan y se nutren para hacer maldades cada vez peores.
De esta forma es como se han mantenido en el Congreso Nacional y otros puestos de Estado, usando como elixir de la vida los 50 pesos que los trajeron desde el purgatorio a destruir poco a poco a nuestra Honduras y alimentarse de la sangre de los hondureños.
Tal es el caso del IHSS en donde asesinaron a 2,888  personas para mantenerse en el poder y de esta forma seguir desangranonos poco a poco.
Esto nos lleva a las escalofriantes conclusiones que la única forma de desaparecer el partido nacional y sus bestias infernales es eliminando los billetes de 50 Lempiras. 

Si te enojas te quito los 50 pesos. 
Esto fue un cuento que nos asemeja a la realidad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

SOY PROVIDA Y ESTOY A FAVOR DEL ABORTO

Nelson Avila Gutierres

¿A que juega la OEA?